Jueves 23 de noviembre de 2017 10:37 am
NOTA DE LA SEMANA

Danza de ocurrencias

Horacio Duarte
Representante de Morena ante el INE

VyV. Déjame empezar por los antecedentes. Después del sismo del 7 de septiembre, el que primero anunció su intención de donar parte de sus prerrogativas en beneficio de los damnificados fue Morena, a través de Andrés Manuel López Obrador, quien dijo que daría el 20 por ciento. Eso desató una polémica incluso con el INE, respecto a si se podía hacer, si era legal o ilegal. Luego vino el sismo del 19 de septiembre, y en estos días la discusión ha girado en torno a qué hacer con el dinero de los partidos. Para dejar esa parte clara, ¿qué está haciendo Morena respecto de la propuesta de Andrés Manuel?

HD. Definimos un mecanismo dual sobre esa propuesta original de dirigir a los damnificados el dinero público que recibe el partido: los militantes, dirigentes y funcionarios de Morena estamos constituyendo un fondo, que va a ser administrado a través de un fideicomiso, que llegue hasta el 50 por ciento de lo que tenemos como financiamiento de campaña para 2018, alrededor de 203 o 204 millones de pesos. Entonces, la primera estrategia es formar un fideicomiso con 103 millones de pesos que, sostenemos, se tienen que entregar de manera directa a la gente. Es un fideicomiso formalmente privado, constituido en Banca Afirme y presidido por Pedro Miguel, Paco Ignacio Taibo, Bertha Maldonado “Chaneca”, Jesusa Rodríguez, Elenita Poniatowska; ellos van a ser los que administren el destino de ese dinero.

Decidimos usar ese mecanismo para cuidar mucho no violar las restricciones que el INE hasta ahora ha impuesto, respecto a que no podemos destinar dinero público directo a ninguna de estas labores. Para nosotros era fundamental no dejar de apoyar a los damnificados y que se canalizaran los recursos, por eso nos decidimos por ese fideicomiso, que rendirá cuentas y se hará público.

Obvio, estamos inmersos en una discusión en que le planteamos al INE, desde el inicio, que nos autorizara que el dinero de los partidos se fuera a la reconstrucción. Tuvimos reuniones con Lorenzo Córdova, él planteó que preguntaría en la Secretaría de Hacienda por un esquema que lo permitiera, pero la realidad es que ahora todos los partidos están utilizando el mecanismo de un fideicomiso privado. Incluso el PRI, que anunció que no recibiría los últimos tres meses del financiamiento ordinario de 2017, cuando hizo su declaración pidió mandarlo a Fuerza México, que formalmente es otro fideicomiso privado; es decir, el pri tampoco siguió la ruta de mandarlo al gobierno federal o al Fondo de Desastres Naturales (Fonden). Frente a eso, lo que estamos buscando es cuidar que no haya violación a la ley. Nosotros habíamos planteado reformar de manera urgente el reglamento de fiscalización para quitar la excepción de que no puedes destinar dinero a eso, porque al final ese era el problema jurídico formal.

En resumen, vamos a otorgar de entrada 103 millones de nuestro financiamiento para tener esa bolsa dirigida a los damnificados.

VyV. Una precisión, ¿es dinero del financiamiento o es dinero aportado por militantes, dirigentes, legisladores?

HD. Formalmente es aportación de militantes dirigentes, que van a donar hasta el monto de los 103 millones para que no violemos la ley.

VyV. ¿Entonces Morena va a conservar para sus actividades la totalidad del financiamiento público?

HD. Formalmente sí, vamos a mantener ese financiamiento, pero estamos buscando un mecanismo para que, si el INE lo autoriza, esa parte pueda ir directamente al fideicomiso.

VyV. ¿Se agregaría otra cantidad idéntica y llegarían a los 206 millones?

HD. Teóricamente podríamos llegar hasta esa cantidad; sin embargo, hasta ahora no se ha determinado así porque estamos esperando que el INE nos genere una ruta para ver cómo el dinero público sea utilizado para los damnificados sin que pase por la Secretaría de Hacienda. Nosotros desde el inicio objetamos regresarle a Hacienda, y menos al Fonden, los recursos de los partidos; incluso el PAN y MC, que presentaron su escrito para que se les retenga el financiamiento, le señalaron al INE que están a la espera para decirle al INE en dónde quieren que se les depositen esos recursos.

VyV. Un constitucionalista respetable y respetado por todos, Diego Valadés, ha dicho que no es constitucional que los partidos usen dinero público para esa finalidad. ¿Qué opinión te merece?

HD. Creo que debemos adecuar el marco jurídico a la realidad. Me parece que querer forzar la realidad al marco jurídico siempre será un riesgo. Desde nuestro punto de vista, la discusión está en el límite de la constitucionalidad o no de la donación. Nosotros sostenemos que frente a situaciones de emergencia debe haber mecanismos que permitan que de manera ágil, sin violar la ley y en el marco jurídico, se destine algo que es urgente y que la gente está reclamando. Me parece que alegar siempre que la ley no lo permite, haría que en la historia la sociedad nunca hubiera evolucionado, porque como dice el dicho, todas las dictaduras eran legales; el nazismo, el franquismo y Pinochet fueron legales, y bajo esa lógica de que el régimen jurídico las avalaba, no hubiera habido transiciones democráticas. Siempre tiene que existir una salida jurídica que, en el marco de la ley vigente, permita enfrentar situaciones como la que estamos viviendo en el país.

VyV. Pero se desató una especie de torneo de ocurrencias y hasta de demagogia, ¿cómo ves eso?

HD. Dicho de manera respetuosa, creo que hubo quienes introdujeron en la discusión pública una postura maniquea: dinero sí o dinero no para los partidos, y se concentraron en ver lo que significa el 0.6 o 0.4 por ciento del presupuesto, sin ver el 99.6 por ciento restante. Esa agenda responde a algunos intereses políticos que quieren modificar por esta vía de la emergencia nacional el modelo de comunicación política. Hay partidos y sectores económicos que están interesados en que regresemos a un mecanismo solo de financiamiento privado, y lo más importante y donde está la clave, más que en el financiamiento, a un modelo de compra de espacios de radio y televisión. Creo que en el fondo la propuesta del PRI de quitar el financiamiento público tiene que ver con regresar al modelo de que los partidos compren espacios en radio y televisión, y con eso terminar con el modelo actual, que utiliza los tiempos del Estado para los partidos políticos. A mí me parece que esa es la parte más peligrosa, donde aflora una agenda común entre ciertos sectores económicos y el partido en el gobierno.

No debemos olvidar un detalle que no ha sido discutido públicamente: el fideicomiso privado Fuerza México lo encabezan varias de las cámaras empresariales del país, varios de los “capitanes” del sector empresarial, que al final del día son los más interesados en modificar el modelo para que nuevamente el dinero privado fluya en las campañas y en los procesos electorales. Eso es un gran riesgo, tan riesgoso, que hace un par de días acabamos de ver a dos analistas [María Amparo Casar y Ricardo Raphael] a quienes se les ocurre criticar eso y son despedidos de manera inmediata del programa de radio de Leonardo Curzio. Creo que estamos entrando en la danza de las ocurrencias y esa danza puede lesionar el modelo democrático que se ha ido construyendo en los últimos años.

VyV. A río revuelto…

HD. … ganancia de pescadores, evidentemente.

VyV. Ahí está el Partido Verde, que ya propuso eliminar el modelo de comunicación política creado en 2007 y volver a la compraventa de tiempo en radio y televisión

HD. Al final se demuestra que aquellos partidos y grupos de poder económico que estuvieron en contra del modelo, hoy quieren aprovechar la tragedia para regresar a él. Además de un excesivo pragmatismo, también me parece que es una hipocresía estar pretextando la ayuda a los damnificados para devolver canonjías a sectores económicos de la radio y la televisión.

VyV. Las televisoras también están muy activas en difundir todo el discurso antipartidos, que se les quite el dinero y vuelvan a comprar espacios en los medios de comunicación. ¿Qué te parece la conducta de las televisoras?

HD. No me parece extraña porque desde que se hizo la reforma todos vimos que han sido las mayores promotoras de dinamitarla permanentemente. Cada vez que el órgano electoral emite una norma que supuestamente afecta sus intereses, recurren al Tribunal Electoral, son impugnadores plus en el Tribunal. Ahora está por resolverse el más reciente acuerdo del INE sobre la equidad, y las que lo impugnaron fueron las televisoras. Ellas están jugando, y sabemos que en el modelo de país que han venido construyendo no juegan para los intereses ciudadanos; si las televisoras jugaran en esos términos, de una mayor apertura, de una mayor tolerancia, de una ampliación de la libertad de expresión, sería normal que litigaran o se opusieran a un modelo que consideran restrictivo, pero la realidad es lo que vimos en la elección de 2012, ellas juegan con un partido, con candidatos, con personajes específicos, y eso es lo que lo hace peligroso.

Regresar al modelo de que se deposite el dinero de los partidos en la iniciativa privada, los tiempos de radio y televisión en manos de las televisoras en el libre mercado, haría retroceder al país por lo menos 30 años. Sí estamos en una intentona de regresión democrática.

VyV. Ya con las cuentas que han hecho ustedes, ¿cuánto va a recibir Morena en 2018, cuánto va a poner al fideicomiso, cuánto va a gastar en sus campañas, no nada más la presidencial, sino de diputados y senadores, y en los estados? ¿Tienen más o menos calculado el panorama?

HD. Sí, decía al inicio que vamos a aportar 103 millones de manera inmediata y para el financiamiento de 2018 también vamos a ir por una cantidad del 50 por ciento de lo que nos corresponda de gasto de campaña. Nuestro gasto de campaña, según las proyecciones, es alrededor de 210 ó 212 millones de pesos, e iríamos por 105-110 millones más. De esa manera habremos cumplido el compromiso que hicimos públicamente. Por cierto, fuimos el único partido que lo aprobó en un órgano colegiado, que no es cosa menor cuando se discute quién decide en los partidos; lo aprobamos por Consejo Nacional, que es nuestro órgano máximo de dirección, no fue una decisión sólo del presidente de Morena.

Evidentemente, si hay una reforma constitucional que modifique el financiamiento, Morena va a plantear que sí haya una disminución –lo hemos venido planteando desde hace mucho– pero no una eliminación absoluta del financiamiento. En paralelo, se tienen que modificar los porcentajes de distribución del financiamiento; el modelo de 70/30 por ciento, que también se aplica para radio y televisión, tendría que ser discutido. Si el modelo tiene que ir a quitar dinero, entonces discutamos el acceso a la radio y la televisión para que sea más equitativo, entonces sí cobraría sentido que los partidos tuvieran menos dinero líquido, si el modelo en el terreno de spots fuera más equitativo.

Ahora, no mover el reparto de 70-30 por ciento en spots o quitar los espacios de radio y televisión de tiempos del Estado sería entregarle el proceso democrático a un puñado de hombres o mujeres que tengan recursos económicos, o a bandas criminales. Estamos en una situación límite frente al modelo democrático. En Morena hemos sido críticos de la actuación del órgano electoral en los últimos años, hay un desgaste de las instituciones electorales y de los propios partidos, pero si nosotros nos sumamos a una ola antipartidos, antiautoridad, antipolítica, la cuestión se pone más riesgosa, porque puede haber una regresión democrática.

Lo dije en la sesión pasada del INE, cuando se discutía darle el tiempo de radio y televisión de los partidos a la Secretaría de Gobernación ahora en la emergencia, por un mes, propuesta que el INE había fundamentado en el artículo cuarto del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que establece que los Estados parte pueden tener situaciones de excepción o emergencia y restringir los derechos humanos. Así, decía el INE, en una interpretación amplia es dable restringir las prerrogativas de los partidos políticos, y yo decía que lo siguiente sería abrir la puerta a una dictadura.

VyV. Al “estado de emergencia”.

HD. Al estado de emergencia permanente que han utilizado algunos gobiernos para gobernar sin Poder Legislativo y sin Poder Judicial; por cierto, el gobierno de Peña Nieto ha sido muy crítico de esos gobiernos en el escenario internacional. Es una ruta en que los actores políticos, incluido el PRI y el gobierno de Peña Nieto, debieran serenarse; es más, nosotros hacemos un llamado al PRI, al PAN, al PRD, al gobierno federal y a los órganos autónomos a que se serenen en ese terreno y actuemos con mucha responsabilidad, porque dinamitar el modelo democrático y de la pluralidad es muy riesgoso.

VyV. ¿Crees que hay condiciones para ir a una reforma constitucional sin poner en riesgo la elección misma?

HD. No. Primero habría que iniciar la discusión de si constitucionalmente es válido hacer una reforma, ya sé que los puristas del derecho constitucional dirán que la regla de los 90 días antes de la elección se puede modificar porque es regla constitucional y al eliminarla en la propia reforma ya no impondría la carga de no hacer reforma. Es un juego de momentos, en la Constitución Mexicana no hay una parte que diga qué principios constitucionales tienen más valor que otros, como sí pasa en algunas constituciones del mundo, que dicen “estos valores no los puedes tocar o estos valores pesan más sobre estos principios”, pero la Constitución mexicana es totalmente horizontal. Frente a eso, yo creo que no hay condiciones, porque además una reforma constitucional tiene que pasar al Senado, a los diputados, a las legislaturas locales, y me parece que las condiciones del país no dan para eso.

Otra razón que también tiene que ver con el federalismo, es que la afectación por el sismo no está en todo el país, está concentrada en cuatro o cinco estados, que son los que viven la emergencia y los que sienten la presión de las finanzas públicas, pero los otros estados podrían discutir el porqué de entrar en un esquema si ellos no tienen el problema.

Insisto, el derecho tiene que adecuarse a la realidad y no la realidad al derecho. No veo condiciones, tampoco un entusiasmo del gobierno federal, que como actor político tiene una influencia, hay un silencio absoluto sobre el tema. He escuchado voces priistas como la de Enrique Burgos, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales del Senado, que ha dicho que ve riesgosa esa reforma que planteó su propio partido; incluso, aunque no lo digan, creo que dentro del propio PRI no hay consenso con lo que planteó su dirigente, más bien creo que es oportunismo en medio de la tragedia.

VyV. Es obvio que Morena no comparte la propuesta hecha por el PRI de financiamiento cero, pero prefiero que tú nos lo digas.

HD. No la compartimos porque sostenemos que si se quiere hacer un rediseño de las finanzas públicas para destinarlo a la reconstrucción, entonces revisemos el modelo completo, no una parte muy pequeña.

VyV. El financiamiento de partidos no va a pesar… HD. Aunque los partidos dieran el cien por ciento de su financiamiento de 2018, estamos hablando de alrededor de tres mil millones de pesos, cuando hay quien estima el costo de la reconstrucción en 150 mil millones de pesos y otros han hablado hasta de 300 mil millones, así que sería una parte muy pequeña.

Hay otros rubros que sí pueden ser tocados, ahora que los legisladores federales están discutiendo el presupuesto y la ley de ingresos tienen la oportunidad de hacerlo. Están la publicidad del gobierno federal, los gastos de representación, los seguros a la alta burocracia; si haces una disección del presupuesto nacional, vas encontrando cómo sí hay tela de dónde cortar, para que no solo los partidos, sino los tres poderes, todos los órganos autónomos del Estado mexicano, hagan un esfuerzo y se aporte dinero a los damnificados.

VyV. Hablamos de financiamiento de campañas pero el financiamiento principal es el ordinario y el exceso que se cometió en 2014 al multiplicar el financiamiento de los estados. ¿Morena está de acuerdo en reducir el financiamiento ordinario tanto federal como estatal?

HD. Para que avance la fórmula lo primero es mover el financiamiento ordinario, porque el de campaña está sujeto al ordinario. Ahora que se discutió la reforma constitucional de Yucatán, en la que se reducía el financiamiento a los partidos en periodo no electoral y se destinaba a una IAP, nosotros la impugnamos y ganamos en la Corte. Algunos nos criticaron y yo les decía a los compañeros en el Congreso local de Yucatán, “si quieren modificar el financiamiento público a los partidos, modifiquen la fórmula, no digan que les quiten el dinero ese año y lo transfieran en un transitorio a una IAP, porque en un transitorio a una IAP también lo puedo transferir a otra cosa y entonces ya no se va al fin”.

Creo que el planteamiento concreto es sí a la reducción del financiamiento ordinario, que es el que ha generado, por decirlo de alguna manera, esa alza inflacionaria permanente del gasto electoral. Si no se baja eso, no tiene sentido revisar gastos de campaña, por una razón además, que es el modelo: estamos a punto de tener elecciones solo cada tres años, entonces habrá dos años permanentes sin actividad electoral y es ahí donde se tiene que atacar, de la otra manera, solo pones a la disputa del dinero los cargos públicos que se disputan en las elecciones.

VyV. Pero hay excesos, Chiapas acaba de aprobar financiamiento cero, ¿qué van a hacer ustedes?

HD. Estamos revisando, porque en sentido político es una trampa para ver quién impugna y, obvio, si alguien impugna va a ser quemado en la hoguera pública del debate político.

VyV. Más en un estado como Chiapas, donde su gobernador es del Verde y con el PRI hacen un coctel verdaderamente antidemocrático, parecido casi a una dictadura africana.

HD. Ahí está la gran trampa, el Partido Verde echó a andar una reforma para quitar el financiamiento, la aprueban fast track, ponen a los partidos nacionales en la disyuntiva de demostrar si quieren o no quitar el financiamiento público pero a su vez es una trampa muy bien hecha, producto de una mente maquiavélica que permanentemente está buscando, a través del Verde y su gobernador, cómo darle vuelta al modelo electoral para que se instale un modelo donde el dinero privado prevalezca en las campañas electorales.

VyV. Pero más allá de la demagogia o de las trampas, lo que no debería permitirse es que el sistema electoral quede sujeto en los estados a este tipo de oportunismos. Para eso está la Corte, al final de cuentas no será Morena la que resuelva, sino la Suprema Corte. HD. Creo que en el caso hipotético de que se presente una acción de inconstitucionalidad, la Corte está en la oportunidad histórica de cumplir su papel de tribunal constitucional, de ser el equilibrio para que en los estados no se esté vulnerando el pacto federal, el modelo que está en el pacto federal, los principios que tiene el pacto federal. Nosotros estamos haciendo un estudio minucioso para determinar si acudimos o no a la Corte.

VyV. Sobre todo porque ya ganaron el asunto de Yucatán.

HD. Sí, ya tenemos el caso de Yucatán. Hay tres modelos que tienen que ver con el financiamiento. El de Jalisco, de la llamada ley Kumamoto; el de Yucatán y ahora el de Chiapas. El modelo de Kumamoto es reducir; el de Yucatán, quitar y transferir a una IAP; y el de Chiapas, quitar absolutamente. Dos de ellos ya los conoció la Corte, tanto la ley Kumamoto como la reforma de Yucatán. Creo que los partidos sí tendríamos casi obligación, para guardar el orden constitucional, de impugnar esa ley de Chiapas.

VyV. Más allá de la publicidad y la demagogia, porque si no, no va a haber sistema electoral…

HD. O va a incendiarse esta idea de que cada estado puede legislar en materia de financiamiento sin tomar en cuenta lo que establece el artículo 41 constitucional; por eso diría que en el caso de Chiapas los partidos debiéramos ir a la acción de inconstitucionalidad para garantizar la constitucionalidad del sistema en su conjunto.

VyV. En cuanto al debate sobre los diputados plurinominales, ahora el PRI descubrió que Reyes Heroles estaba equivocado. Eliminarlos significaría regresar a 1962, porque en 1963 se crearon los diputados de partido, eran cinco para cada partido que obtuviera por lo menos 1.5 por ciento de la votación. ¿Cuál es la posición de Morena frente a la discusión de los plurinominales tanto en el Senado como en las cámaras de diputados?

HD. Yo creo que es parte del oportunismo político del PRI. Es querer regresar al país a una etapa en donde no había discusión, y habla de la incongruencia del PRI. Lo decía yo en broma: si esa fuera la regla, en la actual Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados solo estaría la diputada Rocío Nahle, la única que ganó de mayoría, todos los demás son plurinominales. Bajo esa lógica, qué diríamos de cómo votaron los constituyentes del PRI y del presidente Peña ahora en la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, donde implementaron el modelo de 50 por ciento pluris y 50 por ciento de mayoría. Es decir, el propio PRI ha ido votando por la permanencia de los plurinominales.

VyV. El propio César Camacho es plurinominal.

HD. Por eso digo, César Camacho, Marko Cortés, Jesús Zambrano, Martínez Neri, todos ellos son plurinominales. No hay mucha discusión política, ni jurídica ni filosófica, es vil oportunismo del PRI.

VyV. Huele mal…

HD. Pues huele mal y estoy convencido de que la propuesta de eliminarlos no va a recibir el apoyo de sus bancadas ni siquiera en las cámaras federales, y en caso de que pasara en ellas, no creo que en los estados se atrevan a eliminar un mecanismo que, por ejemplo, a los gobiernos estatales les sirve como una válvula para tener pluralidad en el Congreso. Un gobierno que no tiene pluralidad, al final acrecienta sus contradicciones internas, por una razón simple: si no tienes oposición en tu Congreso, tus grupos internos crecen, porque muchos se van a ir a tu partido al ser la única vía de participación, y al tener más, tu gobernabilidad disminuye.

Creo que tarde o temprano muchos priistas entrarán en razón y pondrán en su lugar a su dirigente nacional para que deje de estar haciendo ocurrencias que nada tienen que ver con avances democráticos.

VyV. Ante la propuesta de Enrique Ochoa, me viene a la memoria algo que decía Carlos Castillo Peraza en relación con el PRI: “Si la revolución no ha muerto, entonces ¿qué es lo que huele mal?”.

HD. Pues yo creo que huele mal el oportunismo y las ganas de lucrar con la tragedia de los damnificados.

VyV. ¿Será necesario, pertinente, discutir la cuestión de los plurinominales ahora?

HD. Creo que no tiene nada que ver con este momento de tragedia. Se quiere colocar la disminución de los plurinominales como un ahorro para poner dinero para la reconstrucción, cuando habría mecanismos más simples. Si te quieres ahorrar 200 diputados, mejor a los 500 disminúyeles el salario a la mitad y te estarás ahorrando 250, si ese fuera el tema pero no lo es, insisto, es oportunismo, una ocurrencia y una intentona de regresión democrática. El PRI piensa que por esa vía puede tener control absoluto de las cámaras para un escenario en que ellos piensan que pueden ganar.

VyV. Finalmente, además de agradecerte la entrevista, ¿para Morena el escenario idóneo es continuar con el sistema electoral que tenemos y pasada la elección entrar al debate?

HD. Derivado de los resultados de 2018, como siempre se ha hecho, se tiene que hacer una revisión integral del modelo electoral. Hay que terminar de discutir el modelo de la autoridad electoral; regresemos al modelo federal o terminemos el modelo central completo, pero este híbrido que tenemos ahora es muy gelatinoso, muy de no asumir responsabilidades de parte de nadie. Lo veo en el INE, hay temas que le tocan pero les echa la bola a los OPLE, los OPLE le echan la bola al INE, y no termina de cuajar.

VyV. Y todos le echan la pelota al Tribunal.

HD. Y todos terminan en el Tribunal… por eso creo que la elección de 2018 sí tiene que abrir la puerta para revisar, insisto, como se ha hecho en otras ocasiones, el modelo en su conjunto. Tiene que ver con dinero, con espacios de radio y televisión, con equidad, con la intervención de los gobiernos en las elecciones y tiene que ver con las funciones de las autoridades electorales.

VyV. ¿Necesitamos refundar las instituciones electorales, a tu juicio?

HD. Creo que necesitamos regresar a tener mayor participación ciudadana, me parece que haber ido “cuoteando” las instituciones electorales –y por cierto no solo éstas, sino todos los órganos autónomos– ha sido muy peligroso, no da un funcionamiento óptimo y en términos económicos también les da un margen de discrecionalidad a las autoridades de los órganos autónomos, para establecer salarios y gastos que se comen una parte muy importante del presupuesto.

VyV. Horacio, seguramente nos veremos en 2018-19, en la nueva reforma electoral.

HD. Claro que sí, ahí estaremos.