Lunes 16 de octubre de 2017 7:18 pm
NOTA DE LA SEMANA
Home / Uncategorized / Mucho ruido, mismas nueces

Mucho ruido, mismas nueces

Modelo prospectivo CEPNA/Voz y Voto

Mientras en trascendidos y columnas políticas, que si de piedra fueran bastarían para sostener varios templos como el Partenón, se mantiene activo el mexicanísimo torneo de rumores y chismes previo a los destapes de los candidatos presidenciales, y mientras unos encuestadores guardan discreto silencio y otros se entretienen con el tan inútil como aburrido careo de suspirantes, septiembre fue parco en la difusión de encuestas sobre intención de voto en el nivel nacional, en tanto que, salvo para la Ciudad de México, carecemos de información demoscópica sobre los otros ocho estados que tendrán elección de gobernador en 2018.

Ante la sequía de encuestas, y a la espera de que los partidos pasen de las palabras a los convenios de  coalición, los sondeos de preferencia electoral nacional ajustan nuestro modelo a la baja tanto al PRI como al PAN, y levemente al alza, a Morena.

En el primer escenario (Cuadro 1), donde consideramos los resultados históricos de la elección presidencial de 2012 y solo la intermedia de 2015, más la contribución de dos encuestas aparecidas en septiembre sobre preferencias por partido para 2018, el PRI sigue ubicado en un rango de votación de mayor valor probable (25.0 por ciento), seguido por el PAN (24.9) y en tercer lugar Morena (20.9), que ya alcanza posición competitiva con el PAN, cuyo límite inferior (22.8) es superado por el límite superior (24.0) del morenismo.

En el segundo escenario (Cuadro 2), donde incorporamos al modelo los resultados de la elección presidencial de 2006 (más la de 2012) y de otras   dos elecciones intermedias (2009 y 2012, más la de 2015), en sus valores más probables el PAN  ocupa  el primer lugar y el PRI el segundo, pero con una diferencia de apenas un punto porcentual y medio, al tiempo que Morena, en tercer lugar, se mete de lleno en la pelea al entrar en zona de traslape del límite inferior del PRI (21.7 por ciento) con el límite superior de Morena (22.3).

Aunque en la ciudad capital se reproduce, a magnificada escala, la especulación sobre los efectos de la posible unión de los restos del PRD con el PAN, en desesperada maniobra para construir el TUCOM que detenga la llegada de los bárbaros de Morena, lo cierto es que dos encuestas de septiembre no movieron el escenario que reportamos el mes pasado para la contienda venidera por la jefatura del gobierno capitalino. No coman ansias los anticipados. Alianzas y destapes llegarán en tiempo y forma, ni antes ni después, como ha sido antes y seguirá siéndolo para decepción de remisos irredentos, que cada seis años terminan admitiendo que la realidad es más fuerte que los suspiros.

El reporte de octubre de nuestro modelo, aplicado a la elección para jefe de gobierno, puede verse en el Cuadro 3. Morena mantiene su ventaja y posición competitiva ganadora, aunque la siembra de esperanzas en la alianza de izquierda y derecha parece haber dado un respiro al desfalleciente PRD. Como en lo nacional, en la Ciudad de México serán las alianzas las que decidan el curso de la contienda.

 

 

error: Content is protected !!